viernes, 28 de agosto de 2015

CUANDO DECIDES SENTIR EL MIEDO. SERGI TORRES, Teatro regina Julio 2015

EN BUSCA DEL BIENESTAR. POR ISHA



Nos vemos en la búsqueda constante del bienestar, pero siempre lo enfocamos a través de una lucha  contra el malestar.  Por un lado, nos desconectamos de lo que realmente sentimos y muchas veces hacemos exactamente lo opuesto a lo que queremos hacer.  De este modo nos  abandonamos a nosotros mismos, nos ignoramos. Y en lugar de ser la acción de lo que estamos sintiendo, somos exactamente lo opuesto: una contradicción.
Muchas veces me preguntan si las enfermedades son producto del estrés, y yo no tengo una respuesta absoluta al respecto. Pero si sé que cuando uno hace lo que no quiere hacer se siente mal, y esa es una puerta a la enfermedad. Es claro que si hay alguna dolencia física hay que ver a un especialista,  pero no tengo ninguna duda de que el cuerpo humano tiene la capacidad de sanarse a sí mismo, de encontrar altísimos parámetros de armonía, siempre  y cuando esté funcionando correctamente, siempre y cuando no esté lleno de estrés. Es como el motor de un auto  al que, si no le cambias el aceite o el lubricante, finalmente termina muy sucio, y no funciona bien. Lo mismo sucede con nuestros cuerpos.

lunes, 15 de junio de 2015

HAY MOMENTOS EN NUESTRA VIDA EN LA QUE QUISIERAMOS QUE LAS COSAS FUERAN DE OTRA MANERA. POR ISHA

Pensamos que si tuviésemos otra pareja, una mejor situación económica, un mejor estado físico, podríamos alcanzar esa felicidad tan deseada.  Creemos tener una mejor idea de cómo deberían ser las cosas, a diferencia de nuestra realidad. 
Pero el secreto para empezar a vivir la vida que siempre hemos deseado yace en aprender a amar la vida que tenemos. Comencemos a amar todo lo que está sucediendo y vamos a encontrar que no hay nada más perfecto, nada más hermoso y nada más completo que lo que es. Y a partir de esta aceptación,  todo se va a transformar en más y más y más, más allá de nuestra imaginación. 
Aunque no lo parezca, siempre estamos creando todo en cada momento, y lo mejor que podemos hacer es dejar de controlar lo que queremos y cómo lo queremos. Comencemos a confiar en lo que nos trae la vida. A disfrutar el camino hacia nuestras metas, sin perdernos del ahora, obsesionados con la cima de la montaña. Disfrutemos de la caminata hasta allí, gocemos del paisaje.